La importancia de la retirada o encapsula-miento del amianto

La retirada del amianto siempre debe hacerse siguiendo un protocolo estricto y una normativa de seguridad exigente.

Hoy en dia, el amianto está en boca de todos, debido al abuso de este tipo de asbestos en la construcción en decadas pasadas. Su prohibición no llegó hasta los 90, pero en la actualidad la mayoría de las construcciones de más de 30 años, suelen contener este tipo de fibra altamente dañina para las personas y animales, que al contacto con él (sobretodo al respirar) pueden generar problemas graves para la salud.

El asbesto, también llamado amianto, es el nombre de un grupo de mineralesmetamórficos fibrosos. Están compuestos de silicatos de cadena doble. Los minerales de asbesto tienen fibras largas y resistentes que se pueden separar y son suficientemente flexibles como para ser entrelazadas y también resisten altas temperaturas. Debido a estas especiales características, el asbesto se ha usado en una gran variedad de productos manufacturados, principalmente en materiales de construcción (tejas para recubrimiento de tejados, baldosas y azulejos, productos de papel y productos de cemento con asbesto), productos de fricción (embrague de automóviles, frenos, componentes de la transmisión), materias textiles termorresistentes, envases, paquetería y revestimientos, equipos de protección individual, pinturas, productos de vermiculita o de talco, etc. También ha sido detectado como contaminante en algunos alimentos.

Las autoridades médicas demostraron que los productos relacionados con el asbesto/amianto provocan cáncer con una elevada mortalidad desde 1906. A principios de la década de 2000 empezó a prohibirse en los países desarrollados y su uso quedó totalmente prohibido en la Unión Europea desde 2005, aunque se continúa utilizando en algunos países en vías de desarrollo.

Hoy en día, el peligro más considerable del amianto está al realizar obras y reformas, sobretodo en edificios antiguos. En la actualidad existe un protocolo para la retirada de este material, o su encapsula-miento, que es menos costoso. El último consiste en aislar definitivamente las fibras de asbestos con materiales duraderos y de calidad como puede ser el corcho proyectado. Esto se suele hacer en tejados y cubiertas de edificios, sobretodo si los materiales utilizados son uralitas y algunos tipos de morteros.

En Paymo trabajamos dando una cobertura segura a cada una de nuestras obras, con personal cualificado y los equipos de protección necesarios para estos trabajos. Contamos con las últimas tecnologías para la realización de estos trabajos en un entorno seguro y eficaz y con todas las garantías.

No se admiten más comentarios